Cabecera. Bibliotecario. Por Edgardo Civallero
Diez textos, diez escrituras

Glagolítico | Codex Marianus

Diez textos, diez escrituras (I)


 

La escritura glagolítica (glagolitsa) es el alfabeto eslavo más antiguo que se conoce. Se cree que fue creado por San Cirilo, un monje de Tesalónica, en el siglo IX. Él y su hermano Metodio fueron enviados por el emperador bizantino Miguel III en el 863 a la Gran Moravia a evangelizar a los pueblos eslavos occidentales. Los hermanos decidieron traducir algunos textos litúrgicos al antiguo eslavo, comprendido por las distintas sociedades que habitaban la región, pero como ni el alfabeto latino ni el griego eran adecuados para graficar los sonidos de ese lenguaje, crearon uno ad hoc.

Las formas de las letras del nuevo alfabeto se basaron en las del griego y en elementos tomados de otros sistemas de escritura conocidos por Cirilo, como el hebreo, el copto, el armenio o el samaritano.

El glagolítico fue usado entre el 863 y el 885 en la Gran Academia Morava, fundada por los dos hermanos misioneros, para producir documentos religiosos y gubernamentales. Tras la muerte de los monjes, el alfabeto dejó de utilizarse en Moravia, al ser prohibido en el 886 por el obispo franco de Nitra, Wiching. Sin embargo, los discípulos de Cirilo y Metodio lo propagaron al este, al Imperio Búlgaro, y luego al sur, a Dalmacia y otros territorios croatas. También fue llevado a Bohemia (en donde fue empleado entre los siglos X y XI) y al reino de Kiev (Rus').

En Bulgaria, el glagolítico fue pronto desplazado por el alfabeto cirílico, una invención de un discípulo de Metodio, Naum. En Croacia, sin embargo, fue utilizado por los clérigos para escribir el eslavónico eclesiástico hasta bien entrado el siglo XIX, aunque el alfabeto latino terminaría por invisibilizarlo.

Uno de los manuscritos más importantes producidos en glagolítico es el Codex Marianus (Códice Mariano), un evangeliario de inicios del siglo XI en eslavónico eclesiástico. Junto con el Codex Zographensis, incluye uno de los testimonios más antiguos de la lengua, y es uno de los dos evangeliarios del canon eclesiástico eslavónico.

El documento, de 172 folios, fue descubierto por el eslavista ruso Viktor Ivanovič Grigorovič durante un viaje por los Balcanes en 1844-5, en una ermita del Monasterio de la Santa Madre de Dios (Theotokos) en el Monte Athos (Grecia). Grigorovič se lo llevó a Kazán (Rusia); tras su muerte, el manuscrito pasó a la Biblioteca Estatal Rusa en Moscú, en donde aún se conserva. Fue publicado por primera vez por el eslavista croata Vatroslav Jagić en Berlín, en 1883.

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Fecha de publicación: 04.12.2018.

Foto: Folio 36R del Codex Marianus. En Wikimedia (enlace).

El texto corresponde a la primera parte del libro "Diez textos, diez escrituras", de Edgardo Civallero, almacenado en Acta Académica y en Issuu. Las partes que componen la serie pueden consultarse juntas aquí.

 


Etiquetas:


Las entradas publicadas en este blog pueden accederse a través del índice de entradas. También pueden consultarse las tablas de entradas organizadas por título de serie y por palabras-clave.

Las entradas pertenecientes a la serie de notas Conocimiento y biosfera pueden leerse aquí, junto a las de las series Apuntes críticos y Gotas de animación a la lectura. Asimismo pueden consultarse las distintas entradas de las columnas Palabras ancladas, Los muchos caminos, Palabras habitadas y Libros y lecturas indígenas.

Por último, las conferencias, los artículos académicos y otros trabajos similares pueden consultarse a través del listado completo de publicaciones, o bien revisando el archivo de Acta Académica (de acceso libre) o las plataformas Academia.edu, Issuu, Scribd y Calameo.