Cabecera. Bibliotecario. Por Edgardo Civallero
Diez textos desaparecidos

Los códices mayas

Diez textos desaparecidos (IV)


 

Probablemente fueron miles los códices prehispánicos de papel huun de corteza en los que se registraron la historia y los saberes de los pueblos de habla maya, sociedades indígenas del sur de México, Guatemala y el norte de El Salvador. Contenedores de una serie determinada de conocimientos (históricos, genealógicos, religiosos, calendáricos), los códices mayas fueron empleados al menos desde el siglo V hasta la llegada de los invasores europeos en el siglo XVI.

De hecho, el uso de papel y escritura por parte de estas sociedades fue mencionado por casi todos los cronistas hispanos. En su Relación de la Nueva España, por ejemplo, el oidor español Alonso de Zorita reporta haber visto, hacia 1540, códices en las tierras altas de Guatemala que daban cuenta de la historia de las comunidades hasta ocho siglos atrás, y que le fueron leídos por los más ancianos de la comunidad.

De todos los códices alguna vez producidos en algún momento en las grandes ciudades-estado o en las pequeñas aldeas mayas solo sobrevivieron, que se sepa hasta el momento, tres (el Códice de Dresde, el Códice de Madrid o Tro-Cortesiano y el Códice de París o Peresiano) y uno cuya autenticidad sigue estando en discusión (el llamado Códice Grolier). Los demás fueron destruidos por los conquistadores y los sacerdotes católicos a lo largo del proceso de Conquista de Mesoamérica.

Probablemente el ejemplo más conocido de tal memoricidio sea el acto que tuvo lugar el 12 de julio de 1562, cuando el obispo Diego de Landa llevó a cabo un auto de fe en Maní (actual Yucatán) que remató con la quema de 5000 imágenes religiosas mayas y un número indeterminado de códices (de acuerdo a De Landa, 27).

De acuerdo a los registros históricos, los últimos códices mayas destruidos fueron los de Nojpetén o Tayasal, la capital del reino Itzá, ubicada en el lago Petén Itzá (Guatemala). Tomada en 1697, fue la última capital de los dominios mayas en caer en manos de los europeos.

Como señala Coe, "nuestro conocimiento del antiguo pensamiento maya debe representar solo una pequeña fracción del cuadro completo, ya que de los miles de libros en los que se registró el alcance total de su aprendizaje y ritual, solo cuatro han sobrevivido hasta los tiempos modernos (como si todo lo que la posteridad supiera de nosotros se basara en tres libros de plegarias y el Pilgrim's Progress)".

 

Lecturas

Coe, Michael D. (1987). The Maya. 4.ed. Londres: Thames y Hudson.

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Fecha de publicación: 07.08.2018.

Foto: Detalle del Códice de Madrid. En Wikimedia (enlace).

El texto corresponde a la cuarta parte del libro "Diez textos desaparecidos", de Edgardo Civallero, almacenado en Acta Académica y en Issuu. Las partes que componen la serie pueden consultarse juntas aquí.

 


Etiquetas: ,


Las entradas publicadas en este blog pueden accederse a través del índice de entradas. También pueden consultarse las tablas de entradas organizadas por título de serie y por palabras-clave.

Las entradas pertenecientes a la serie de notas Conocimiento y biosfera pueden leerse aquí, junto a las de las series Apuntes críticos y Gotas de animación a la lectura. Asimismo pueden consultarse las distintas entradas de las columnas Palabras ancladas, Los muchos caminos, Palabras habitadas y Libros y lecturas indígenas.

Por último, las conferencias, los artículos académicos y otros trabajos similares pueden consultarse a través del listado completo de publicaciones, o bien revisando el archivo de Acta Académica (de acceso libre) o las plataformas Academia.edu, Issuu, Scribd y Calameo.