Libros pintados

El Libro de los Reyes

Libros pintados (VI)


 

El Shāh-nāma o Shahnameh, "El Libro de los Reyes", es un largo poema épico escrito por el poeta persa Ferdowsī entre los años 977 y 1010. Reconocido como la épica nacional del Gran Irán (actuales Irán, Azerbaiyán, Afganistán, Georgia, Armenia, Turkmenistán, Uzbekistán y Tayikistán), el texto es considerado, además de una obra maestra literaria, una de las bases más importantes de la identidad cultural de esa región.

Se trata de la épica más larga escrita por un solo autor: cuenta con unos 50.000 dísticos organizados en 62 historias y 990 capítulos, todos escritos en una forma temprana del farsi o persa moderno. El texto recoge el pasado mítico e histórico del Imperio Persa, desde la creación del mundo y la llegada de la civilización hasta la conquista de Irán por el Islam en el s. VII.

 

El autor

 

Abu'l-Qāsem Ferdowsī Tusi, más conocido por su takallosá Ferdowsī (en persa, "paradisíaco"), nació hacia el 940 en el pueblo de Paz/Faz, cerca de Tūs, en el Khorasán (entonces parte del Imperio Sasánida, al noreste del actual Irán). Hijo de una familia dehqān –terratenientes aristócratas–, heredó de su clase social el patriotismo y el interés por conservar las tradiciones culturales y la historia legendaria del mundo persa, sometido a la lengua y a la cultura árabes y a la religión musulmana desde el 651. Para el siglo IX, el dominio islamista estaba en decadencia (en lo que se llama, históricamente, el "intermezzo iraní" y el "persianato"), y comenzaron a aparecer algunas dinastías locales; en Khorasán, concretamente, surgió la Samánida (819-999).

Los Samánidas trataron de revitalizar la cultura persa: extendieron el uso del farsi, y se embarcaron en un esfuerzo por difundir la historia pre-islámica. Como parte de ese proyecto de recuperación del patrimonio cultural, encargaron traducciones de textos antiguos del pahlavi (persa medio) al farsi. Abū Mansūr Muhammad ibn 'Abd-al-Razzāq, el gobernador de Tūs a las órdenes del regente Samánida Nasr II (y de sus sucesores), encargó a su ministro Abū Mansūr Mamari la elaboración de un "Libro de los Reyes" en prosa: un racconto que recogiera las grandes historias de los héroes y monarcas del pasado. Se encomendó entonces a cuatro mobed (clérigos zoroástricos) la traducción del Xwadāynāmag o Khwaday-Namag, un "Libro de los Reyes" escrito en pahlavi durante la época Sasánida, hoy perdido. Terminada en el año 957 y enriquecida con material tomado de otras fuentes, la versión farsi pasó a llamarse Shāh-nāma-yi Abū Mansūri ("El Libro de los Reyes de Abū Mansūri"). Solo quince páginas del prefacio de aquella obra han sobrevivido hasta la actualidad.

El Shāh-nāma-yi Abū Mansūri sirvió de base para la realización de un "Libro de los Reyes" en verso. El poeta Abū Mansūr Daqīqī fue quien comenzó la tarea, interrumpida bruscamente en 976, cuando el autor fue asesinado por su esclavo favorito. Al año siguiente Ferdowsī tomó el relevo con el apoyo financiero de Mansūr, el hijo de Abū Mansūr Muhammad. Además del texto en prosa, el poeta recuperó algunos de los mil versos dejados por Daqīqī, y terminó la primera versión de la obra en 994. Al parecer, su intención original fue dirigirse a Bujara, la capital Samánida, para trabajar con el manuscrito que tenía Daqīqī, pero un amigo suyo le proporcionó una copia y pudo, de esa forma, quedarse a escribir en su ciudad.

Cuando los Gaznávidas (dinastía de turcos de Asia central "persianizados") derrocaron a los Samánidas en el 997 y el célebre sultán Mahmūd ascendió al poder en la nueva capital, Ghazni, Ferdowsī retomó la escritura del largo poema, reelaborando algunas partes para alabar al nuevo monarca. Terminaría su labor el 8 de marzo de 1010, al cabo de 33 años de arduo trabajo.

 

El libro

 

El Xwadāynāmag abarcaba la historia de los reyes desde los tiempos míticos hasta Khosrau II (590-628). El Shāh-nāma-yi Abū Mansūri no añadió mucho más; fue Ferdowsī el que extendió la línea temporal de la historia hasta la derrota de los últimos Sasánidas a manos de los invasores árabes, a mediados del siglo VII.

Pero el poeta persa hizo algo más: buscó otras fuentes y referencias, especialmente en pahlavi, con las que robustecer y completar su creación. Entre ellas se contaron, por ejemplo, el Kārnāmag-ī Ardaxshīr-ī Pābagān o "Libro de las Hazañas de Ardashir, hijo de Papak", que narra la historia del rey Sasánida Ardashir I (224-242).

La extensión de este poema épico triplica la de la Ilíada homérica, y equivale a unas doce veces la del Nibelungenlied germano. La edición enviada a la corte del sultán Mahmūd constaba de siete volúmenes.

La obra tuvo una enorme influencia entre los persas, los turcos y los georgianos. Ferdowsī no quería que sus lectores se deslizaran sobre los hechos históricos que él narraba como quien lee una novela. Quería que se detuviesen y que pensasen en ellos, que los entendiesen, que considerasen su importancia en la historia. Y que aprendieran del pasado para cambiar el presente y proyectar un futuro mejor. En aquellas páginas su autor había reunido 6000 años de historia irania: la base de una identidad y los cimientos del orgullo como nación.

Además del relato histórico, el Shāh-nāma presentaba y transmitía muchas virtudes morales: patriotismo, amor por la familia, ayuda al pobre, honor... Por otra parte, el libro es uno de los pilares centrales del farsi. El hecho de que ese idioma variase tan poco a lo largo de un milenio se debe a la existencia de trabajos como este, que con el tiempo se volvieron referencias fundamentales de la lengua.

Por último, el "Libro de los Reyes" resultó ser una verdadera válvula de escape para su autor: analizando cuidadosamente los párrafos, los investigadores han sido capaces de recopilar y ordenar una suerte de "biografía emocional" de Ferdowsī, en la cual pueden apreciarse sus estados de ánimo y como estos iban cambiando.

 

Las tres edades

 

El Shāh-nāma está dividido, grosso modo, en tres partes: la Edad Mítica, la Edad Heroica y la Edad Histórica.

La Edad Mítica es una sección relativamente corta: incluye unos 2100 versos. Comienza con la narración de la creación del mundo de acuerdo a las creencias de los Sasánidas (principalmente derivadas del Zoroastrismo y su libro sagrado, el Avesta). Le sigue la historia del primer ser humano, Keyumars, que fue además el primer rey; tan poderoso era que hombres y animales le rendían tributo. Su nieto Hushang, hijo de Siāmak (muerto a manos del hijo de Ahriman, el Demonio), descubrió accidentalmente el fuego y estableció la fiesta de Sadeh en su honor. Asimismo, descubrió el hierro y la metalurgia, así como los métodos de la agricultura, la irrigación, el curtido de pieles y la domesticación de grandes animales. A continuación se desgranan las historias de Tahmuras (que inventó el cardado e hilado de la lana y descubrió cómo domesticar gallinas, perros de caza y halcones), Jamshid (inventor de armas y armaduras, del hilado y teñido del lino, y del arte de hacer perfumes y vino), Zahhāk, Kawa, y el célebre Fereydūn, sus tres hijos (Salm, Tur e Iraj) y su nieto Manuchehr, iniciador de las guerras iranio-turanias.

La Edad Heroica abarca dos tercios del libro, y está dedicada, como su nombre indica, al tiempo de los héroes: entre el reinado de Manuchehr hasta la conquista de Persia por Iskandar (Alejandro Magno, siglo IV a.C.). El relato aparece jalonado por personajes como Garshāsp, el asesino de monstruos, ancestro del héroe central del libro y de toda la mitología iraní: Rostam. Entre las historias incluidas en esta sección se encuentran el romance de Zal y la princesa Rudāba de Kabul, los Siete Trabajos de Rostam, la tragedia de Rostam y su hijo Sohrab, la triste narración de los amores de Sīyāvash y Sudāba, el imposible romance de Bijan y Manijeh, las guerras con el rey Afrāsīyāb de Turan, y el relato de la batalla entre Rostam y Esfandyār, uno los episodios más largos del Shāh-nāma y uno de los más celebrados.

Finalmente, la Edad Histórica arranca con las conquistas de Alejandro Magno y continúa con la historia de Ardashir I, fundador del Imperio Sasánida. Esta parte está referida con mucho detalle y es bastante fiel a la realidad. Sin embargo, las historias que cierran el libro –la caída de los Sasánidas y la invasión árabe– están contadas desde un punto de vista idealizado.

 

Miniaturas

 

Las copias ilustradas del Shāh-nāma son uno de los ejemplos más suntuosos del arte de la miniatura, que entre los persas alcanzó un desarrollo único. Una de ellas, probablemente la más famosa, es la Baysonghor Shāh-nāma: un manuscrito elaborado entre 1426 y 1430 por orden del príncipe Baysonghor Mirza, de la dinastía Timúrida, y conservado actualmente en el palacio de Golestán, en Teherán (Irán). El documento ha sido incluido en el Registro de la Memoria del Mundo de la UNESCO.

Menos conocida pero igualmente bella es la copia que se halla en la Bayerische Staatsbibliothek (Biblioteca del Estado de Baviera, Alemania), la cual cuenta con 774 páginas de papel, de 28,7 x 17,5 cm, en las que aparecen 215 miniaturas. En su iluminación participaron diferentes pintores, que trabajaron en distintos momentos históricos. Pueden diferenciarse al menos cuatro categorías de imágenes; algunas de las más hermosas fueron pintadas en la corte del sultán persa Ibrāhīm Mīrzā (dinastía Safávida, 1540-1577) en Mashhad (actual Irán) antes de 1565.

En este ejemplar puede observarse un primer grupo de miniaturas que muestran composiciones grandes, e incluyen a varias figuras ejecutadas con minucioso detalle usando colores brillantes. Un segundo grupo está formado por ilustraciones de menor calidad en cuanto a composición y dibujo. Ambos datan del siglo XVI. El tercer conjunto consiste en dos ilustraciones a gran escala que respetan el estilo de la corte Safávida de Isfahan, y que habrían sido agregadas, con toda probabilidad, a principios del siglo XVII. El cuarto y último grupo está compuesto por miniaturas que parecen no tener relación con la tradición iraní y deben ser de origen indio.

 

Bibliografía

Encylopaedia Iranica (2012). Ferdowsi, Abu'l-Qāsem. [En línea].

World Digital Library (s.f.). The Book of Kings. [En línea].

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Fecha de publicación: 11.10.2016.

Foto: The Book of Kings.

El texto corresponde a la sexta y última parte de "Libros pintados", de Edgardo Civallero, publicado como pre-print en Acta Académica y en Issuu. Las partes que componen la serie pueden consultarse juntas aquí.

 


Etiquetas: ,


Otras entradas

El resto de las entradas publicadas en este blog pueden accederse a través del índice de entradas. También pueden consultarse las tablas de entradas por título de serie y por palabras-clave.

© Edgardo Civallero | Creative Commons by-nc-nd