Entrevista a Elaine Harger

Entrevista a Elaine Harger

Confundadora de Progressive Librarian Guild


 

La siguiente entrevista, realizada por Rory Litwin, fue publicada originalmente en Library Juice el 21 de julio de 2016. Ha sido traducida por Sara Plaza y revisada y difundida por Edgardo Civallero a través de este blog con permiso expreso del autor y de la entrevistada.

El documento es una excelente oportunidad para conocer parte de la historia y de la ideología de PLG (Progressive LIbrarians Guild, Liga de Bibliotecarios Progresistas), un grupo pionero dentro de la bibliotecología progresista internacional, de labios de una de sus fundadoras, la bibliotecaria estadounidense Elaine Harger. Es preciso señalar, sin embargo, que varias preguntas parten de presupuestos falsos, delatan sesgos, intereses y/o conflictos personales, o simplemente intentan manipular la respuesta, y que algunas de las afirmaciones realizadas (particularmente las relativas al rol de la comunidad digital #critlib) pueden ser seriamente cuestionadas.

[Texto completo de la entrevista].

 

[Extracto]

En la conferencia anual del ALA que se celebró en Dallas, Texas, en el año 1989, Mark Rosenzweig y yo, que acabábamos de graduarnos en la Facultad de Bibliotecología de la Universidad de Columbia, asistimos a una reunión de la Social Responsibilities Round Table (SRRT), donde se estaba discutiendo la supuesta incapacidad de la SRRT para abordar algunos de los grandes problemas que entonces afrontaba la profesión. Sandy Berman y Elliott Shore, miembros de la SRRT, presentaron una declaración instando a la SRRT a considerar la posibilidad de mirar más allá del trabajo de cada grupo particular, para cuestionar el creciente uso de modelos de negocio en la gestión de las bibliotecas, la privatización, y la amenaza de desprofesionalización y descualificación que representaban las tecnologías de la información para el trabajo de los bibliotecarios.

De regreso en Nueva York, Mark y yo seguimos reflexionando y hablando sobre lo que habíamos aprendido, y pensamos que sería una buena idea reunir a los bibliotecarios del noreste para continuar la conversación. La historia completa de PLG puede leerse en el excelente libro de Al Kagan, Progressive Library Organization: A Worldwide History (McFarland, 2015). Y para conocer algunos detalles de la misma, hay un artículo sobre PLG que escribí hace cinco años, publicado en el número 34/35 de Progressive Librarian (pp. 58-71) que quizás interese a los lectores.

Para decirlo en pocas palabras, PLG era necesario porque ningún otro grupo de bibliotecarios estaba adoptando entonces una postura crítica y activista sobre cuestiones del panorama general. Los grupos de trabajo de la SRRT estaban haciendo un trabajo excelente, pero cada uno se ocupaba de un asunto concreto: derechos humanos, sindicalismo bibliotecario, LGBT, feminismo, paz y otros. Los miembros de PLG pensábamos que, como señalaba Mark en una carta de 1997 publicada en el boletín informativo de la SRRT, era necesaria "una visión global de la bibliotecología social y de la democracia cultural", algo que la SRRT no podía ofrecer en aquel momento.

En cuanto a la forma que adoptó PLG, nos convertimos en un grupo asociado a la SRRT para poder trabajar tanto dentro como fuera del ALA. Esto permitió que PLG estuviese presente en las reuniones de invierno y en las conferencias anuales del ALA, tanto en la zona de stands como organizando encuentros y patrocinando programas, y a la vez nos liberó de la pesada burocracia del ALA a la hora de hacer declaraciones, publicar una revista independiente, participar en conferencias de organizaciones de izquierdas, acudir a manifestaciones, etc. Aquello era lo mejor de los dos mundos: afiliación e independencia.

Y en lo que respecta a la estructura organizativa, fue el resultado de la aburrida rutina de gestionar las membresías y subscripciones, y también de una sensibilidad política (quizá con tintes anarquistas) contraria a la parte burocrática de los reglamentos, los funcionarios, las elecciones y las engorrosas relaciones con el Servicio de Recaudación Interna. Necesitábamos una cuenta bancaria y un número de identificación fiscal, ambos fácilmente disponibles para grupos pequeños tipo club. PLG funciona únicamente con voluntarios. Las cuotas de los miembros sirven para pagar la publicación en papel de la revista. Siempre hemos tenido déficit (salvo durante el periodo en que la biblioteca Alternativas en Ithaca, Nueva York, imprimió la revista); a veces los editores han tenido que colaborar económicamente para sufragar los costes de impresión y envío, y varios miembros (últimamente David Lesniaski, de la Escuela de Bibliotecología St. Catherine, en Minnesota) se han hecho cargo de distintas tareas como la gestión de listas, la administración de las finanzas o el envió postal de la revista.

En el año 2002 se creó el Comité Coordinador de PLG, con el objetivo de sumar más gente al proceso de toma de decisiones de la organización. Anteriormente todo el trabajo recaía en los editores de la revista, un arreglo que no era sostenible ni saludable a nivel organizativo.

 

Acerca de la entrada

Texto: Rory Litwin y Elaine Harger. Traducido por Sara Plaza, revisado por Edgardo Civallero.

Fecha de publicación: 09.08.2016.

Foto: Acti-Prop Poster Series. Por Sarah von der Luft (enlace).

 


Etiquetas: ,