Las encuadernaciones de la Ruta de la Seda

La encuadernación "mariposa"

Las encuadernaciones de la Ruta de la Seda (V)


 

Durante la dinastía Sòng (960-1279) se consolidó en China la encuadernación "mariposa": un sistema que ya se conocía al menos desde la dinastía Táng (de acuerdo a los testimonios hallados en Dūnhuáng) y que supuso el alejamiento definitivo del concepto de "rollo", compartido tanto por los libros plegados en acordeón como por la encuadernación en torbellino.

En la elaboración de un libro con este tipo de formato ya no se usaban láminas pegadas formando una larga tira de papel: las hojas se mantenían separadas, y se plegaban por la mitad. Esos "cuadernillos" de cuatro páginas se apilaban y se pegaban por el lado del pliegue, un proceso similar a la actual encuadernación encolada. Cuando uno de esos libros se abría y se cerraba, la forma de las páginas recordaba las alas de una mariposa, de ahí su denominación.

La aparición de la húdié zhuāng coincidió con la etapa de perfeccionamiento de la impresión xilográfica o con bloques de madera en China. La mayoría de los libros impresos durante esa época se encuadernaban en el formato "mariposa": se imprimían las hojas individuales (un proceso mucho más sencillo que imprimir un rollo) y luego se pegaban. El único inconveniente es que, probablemente por la delgadez del papel, los chinos imprimían cada hoja por una sola cara. Esa cara era la "interna", es decir, la que una vez doblada la hoja formaba las dos páginas interiores del cuadernillo. Al apilarse y pegarse todos los cuadernillos de un libro, resultaba que éste tenía dos páginas consecutivas impresas y las dos siguientes en blanco, y así hasta el final. Este problema se solucionó durante la dinastía Míng (1368-1644) con el surgimiento de la encuadernación "envuelta" (bāobèi zhuāng).

La encuadernación tipo "mariposa" adquirió una gran popularidad. Por un lado, podía incluir más texto que cualquiera de los sistemas anteriores, lo que significaba que un documento determinado podía registrarse en soportes mucho menos voluminosos que los usados hasta entonces. Por el otro, este formato no estaba vinculado a unos contenidos concretos, como los acordeones lo estuvieron a los documentos religiosos y los libros en torbellino a las obras de referencia. Al no estar restringido a ningún grupo particular de usuarios, era realmente de todos (Chinnery, s.f.).

La húdié zhuāng pasó a Corea como hojeobjang (Song, 2009), y a Japón como detchōsō (Sánchez-Molero, 2013).

 

Bibliografía citada

Chinnery, Colin (s.f.). Bookbinding. International Dūnhuáng Project. [En línea].

Sánchez-Molero, José Luis Gonzalo (2013). Leyendo en Edo: Breve guía sobre el libro antiguo japonés. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Song, Minah (2009). The history and characteristics of traditional Korean books and bookbinding. Journal of the Institute of Conservation, 32 (1), pp. 53-78.

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Fecha de publicación: 12.07.2016.

Foto: "Butterfly binding", de Egidija's Notebook II (enlace).

El texto corresponde a la quinta parte del artículo "Las encuadernaciones de la Ruta de la Seda", de Edgardo Civallero, publicado como pre-print en Acta Académica y en Issuu. Las partes que componen la serie pueden consultarse juntas aquí.

 


Etiquetas: ,


Otras entradas

El resto de las entradas publicadas en este blog pueden accederse a través del índice de entradas. También pueden consultarse las tablas de entradas por título de serie y por palabras-clave.

© Edgardo Civallero | Creative Commons by-nc-nd