Mágicas tablas coránicas

Escuelas coránicas

Mágicas tablas coránicas (I)


 

Las madrasas son instituciones educativas clave en los países musulmanes.

Si bien en buena parte del mundo occidental se las percibe como escuelas de instrucción exclusivamente islámica (o incluso como lugares de adoctrinamiento, desde la tristemente extendida islamofobia actual), el término de origen árabe que las designa, madrasah, es un vocablo genérico que equivale a "escuela" o "lugar de estudio". El concepto engloba a instituciones educativas, privadas o públicas, con capacidad para proporcionar formación tanto seglar como religiosa a varios niveles, desde el primario hasta el universitario. Dictan clases a alumnos de todas las edades y confesiones, e incluyen en su plan de estudios tanto contenidos tradicionales como nuevos.

Aquellas que imparten únicamente enseñanzas religiosas ofrecen dos actividades principales: la memorización del Corán (hifz) y los estudios que, tras una docena de años, convierten al candidato en un sabio o autoridad ('alim) dentro de su comunidad. Los segundos incluyen tafsir (interpretación coránica), la shari'ah (ley islámica), los hadith (dichos y hechos del profeta Mahoma), fiqh (derecho), mantiq (lógica) e historia musulmana. Dependiendo de las demandas educativas, en algunas madrasas también se puede aprender literatura árabe, idiomas extranjeros, ciencias e historia universal.

Repartidas por todo el mundo, y de todos los tamaños y formas, las madrasas cumplen una importante función educativa y socializadora. Más allá de su rol religioso, sirven como centro de enseñanza y de difusión de un importante conjunto de saberes, destrezas, costumbres y tradiciones, tanto generales como locales.

 

Repitiendo el Corán

 

El hifz, la memorización del Corán, es una de las actividades fundamentales dentro del programa de instrucción religiosa de las madrasas; se la considera tan importante, tan nuclear en la formación espiritual de un creyente, que en ciertos lugares del mundo islámico es la única tarea desarrollada en tales centros.

El hifz se centra en la lectura y la escritura repetitiva y constante de fragmentos más o menos extensos (desde un frase a una sura completa) del libro sagrado y sus textos asociados. Todo ello se realiza en la lengua original del Corán, el árabe clásico, sin importar cuál sea la que hablen los alumnos. De esta forma, mientras descubren los textos coránicos, exploran sus contenidos y entienden sus significados, los estudiantes aprenden un idioma y un alfabeto que, en la gran mayoría de los casos, no utilizarán en ninguna otra circunstancia que no sea la práctica religiosa.

Tradicionalmente, las actividades lecto-escritoras solían realizarse con la ayuda de tablas o planchas de madera dura. Sobre ellas se trazaban los elegantes signos del alfabeto árabe con una pluma o un cálamo y tinta de carbón. Una vez cubiertas de trazos, las planchas se lavan y se vuelven a utilizar una, y otra, y otra vez.

El uso de estas tablas, que en árabe se denominan al-lawh (literalmente, "la tabla"), se mantiene vigente sobre todo en África: Marruecos, Argelia, Mali, Mauritania, Sudán, Somalia, Guinea, las islas Comoras, Senegal, Sudán, Etiopía y Nigeria. Su empleo ha sido irregularmente documentado. Se sabe, por ejemplo, que en Marruecos son conocidas localmente como luha. Wagner (1993) explica:

 

Un instrumento de alfabetización que es a la vez el símbolo de la escuela coránica y su principal medio físico es la tabla de escritura individual, la luha. En la escuela coránica tradicional, cada alumno tenía su luha personal, identificada por el lazo de cuerda de colores usado para colgarla de la pared del aula. Un pequeño grupo de artesanos del pueblo elaboraba artesanalmente las luhas en diversos tamaños, desde las muy pequeñas, destinadas a los aprendices del alfabeto, a las grandes, para los estudiantes avanzados que memorizaban y estudiaban textos más allá del propio Corán. En una luha grande, p.ej., las líneas de un tratado de gramática se escriben espaciadas –esa es la parte a memorizarse– y entre líneas, en ángulo, el maestro anota sus comentarios, que no deben memorizarse.
Las luhas todavía se venden en el mercado de Marrakech, pero ahora los compradores llegan desde áreas rurales. En la ciudad, la luha de madera ha sido casi totalmente sustituida por pizarritas individuales, sobre las que se escribe con tiza, o por la pizarra grande (sebora) para la clase, o por ambas.
[...]
La luha tradicional se lavaba con una solución de arcilla (selsal) que dejaba una superficie blancuzca al secarse. El maestro escribía el texto a memorizar en la tabla del estudiante usando una tinta negra hecha de lana quemada (smakh). Ocasionalmente, corregía lo copiado por el alumno añadiendo notas al margen en la luha. Si al final del día el alumno era capaz de recitar los contenidos sin mirar su luha, se le permitía lavar lo escrito aplicando una nueva capa blanca, que estaría preparada para un nuevo texto al día siguiente.

 

También se tiene conocimiento de que en el norte de Nigeria, territorio del pueblo Hausa, las tablas (llamadas allo, probable deformación del vocablo árabe) forman parte de una tradición muy interesante. Pues su función va más allá de la de mera herramienta de enseñanza y aprendizaje.

 

Bibliografía citada

Bloom, Jonathan M.; Blair, Sheila S. (eds.) (2009). The Grove Encyclopedia of Islamic Art and Architecture. Vol. 1, Hausa. Nueva York: Oxford University Press, pp. 141-143.

Garba Habib, Aisha (2015). Strengthening the Human Capacity of the Muslim Youth through the Makarantar Allo (Elementary Stage of Islamic Education) for Self-Reliance, Poverty Alleviation and National Development. Journal of Emerging Trends in Educational Research and Policy Studies (JETERAPS), 6 (7), pp. 249-253. [En línea].

Grib, Anastasia (2009). In-between the "elite" and the "pagan": Qur'anic boards from West Africa. Manuscripta Orientalia, 15 (1), pp. 22-34. [En línea].

Khalid, Sulaiman (s.f.). Karatun Allo: The Islamic System Of Elementary Education In Hausaland. GAMJI. [En línea].

Otayek, René (ed.) (1993). Le radicalisme islamique au sud du Sahara: Da'wa, arabisation et critique de l'Occident. París: Éditions Karthala.

Reis, J. J.; Dos Santos Gomes, F.; De Carvalho, M. J. (2010). Rufino José María (1820s-1850s): A Muslim in the Nineteenth-Century Brazilian Slave Trade Circuit. En Mamnigonian, B.G.; Racine, K. (eds.). The Human Tradition in the Black Atlantic, 1500-2000. Lanham: Rowman & Littlefield Publishers, pp. 65-76.

Smithsonian National Museum of African Art (s.f.). Koranic Writing Board. [En línea].

Wagner, Daniel A. (1993). Literacy, Culture, & Development: Become literate in Morocco. Nueva York: Cambridge University Press.

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Fecha de publicación: 17.05.2016.

Foto: Tablas coránicas (enlace).

El texto corresponde a la primera parte del artículo "Mágicas tablas coránicas", de Edgardo Civallero, publicado como pre-print en Acta Académica y en Issuu. Las partes que componen la serie pueden consultarse juntas aquí.

 


Etiquetas: ,