Apuntes críticos

Las profesiones del futuro

Apunte crítico 10


 

Se me dice que las profesiones del futuro tienen que ver con la realidad virtual, el big data, el data mining y la robótica...

Sigo sin leer, entre muchas otras cosas, menciones a la agricultura o a cualquier otra forma de trabajo de la tierra para producir alimentos. Probablemente por esa "repugnancia" que ciertas sociedades modernas y urbanas sienten hacia todo lo que signifique "campesino", término asociado con "atraso", algo que ellas no quieren tener cerca.

Sigo, pues, sin leer menciones a la agricultura, la horticultura, la fruticultura, la producción de alimentos que puedan considerarse/llamarse "alimentos" (y no esas basuras vitaminadas y proteínicas inventadas por algún pobre diablo de Silicon Valley). Y no puedo evitar preguntarme qué van a comer las sociedades del futuro. Si es que, al paso que vamos, queda algo que aún podamos denominar "sociedad".

[A no ser, por supuesto, que esas "profesiones del futuro" estén destinadas solo para ciertos habitantes de este planeta: los que merecen trabajar en algo considerado "una profesión". Los demás seguirán en el mismo limbo en el que se encuentran hoy, cosiendo las ropas de "los elegidos", cosechando su comida, limpiando y reciclando su basura...]

Se me dice también que el futuro de los profesionales de la información (bibliotecarios, documentalistas, o como sea que se estén auto-denominando en estos tiempos que corren) consiste en formarse, formarse y formarse para no ser superados por un robot. Los que defienden eso son los que íntimamente piensan que, en el caso de que a la postre se cumpla la muy probable distopia y todos los trabajadores sean sustituidos por robots (más eficientes, menos falibles, más controlables), ellos conservarán sus puestos de trabajo.

Y luego me acuerdo de ese poema ya famoso (falsamente atribuido a Bertolt Brecht; en realidad, de Martin Niemöller) que termina así: "Ahora vienen por mi, pero ya es demasiado tarde".

Se me dice, pues, que el futuro es de las máquinas. Que ellas harán todo y que nosotros (¿todos nosotros? ¿las sociedades del mal llamado "tercer mundo" también?) podremos dedicarnos a lo que más nos gusta, despreocupándonos de todo lo demás. Y yo me pregunto qué tipo de vida "despreocupada" es esa que nos quieren vender, sustituidos por máquinas, interactuando con máquinas, y mirando la vida pasar a través de una pantalla, virtualmente.

Y cuando termino de perder el tiempo haciéndome todas estas preguntas, vuelvo al trabajo en la huerta. Los tomates no se van a cosechar solos (al menos, no por el momento).

 


 

Acerca de las entradas

Textos: Edgardo Civallero.

Foto 01: Pinterest (enlace) | Foto 02: Amunasharenu (enlace).

 



Otras entradas

El resto de las entradas publicadas en este blog pueden accederse a través del índice de entradas. También pueden consultarse las tablas de entradas por título de serie y por palabras-clave.

© Edgardo Civallero | Creative Commons by-nc-nd